Martes, Noviembre 9th, 2010

Anatomía del gato

Anatomía del gatoLa mayor parte de los artículos que aparecen en Mundo-Gato, como se puede advertir al analizar el sitio, apunta a brindar información interesante sobre los felinos domésticos para que, por ejemplo, ustedes puedan saber qué raza es la que mejor puede adaptarse a sus estilos de vida, descubrir curiosidades sobre estos animales y hasta conocer detalles sobre las enfermedades que pueden llegar a afectar a esta especie.

Hoy, sin embargo, los datos no estarán dirigidos de forma exclusiva a los amos o futuros dueños de gatos, sino a todos aquellos que, sin importar si tienen o no mascotas, se interesan por ampliar su cultura general.

La idea, pues, es presentarle a todo tipo de lector una descripción precisa de la anatomía de los felinos domésticos para que tanto los más pequeños como los adultos sepan cuáles son las características corporales más sobresalientes de estos animales.

El gato es un mamífero que posee un esqueleto compuesto por 233 huesos y, a diferencia del ser humano, carece de clavícula. Al tener instinto de cazador, este pequeño felino es dueño de una estructura corporal fuerte y liviana que, además de servirle como soporte interno, le otorga flexibilidad y agilidad.

Por otra parte, esta clase de animales tiene la particularidad de aprovechar la firmeza de los músculos de sus patas para saltar y llegar a alturas considerables sin sufrir daños. Su cola, asimismo, actúa como elemento de balance ya que le brinda estabilidad.

El pelaje es otro aspecto que merece ser destacado debido a su condición de protector. Más allá de los colores o combinaciones que presente, el pelo del gato es importante porque ayuda a conservar la temperatura corporal, a evitar lesiones en la piel y a cuidar la integridad física del animal ya que, ante la presencia de amenazas, puede erizarse para otorgarle al felino una apariencia más imponente. En ciertos casos, además, el pelaje es decisivo a la hora de aumentar las chances de sobrevida y reproducción.

A nivel sexual, las diferencias anatómicas entre un macho y una hembra son tan evidentes como en los seres humanos, pero con la diferencia de que las integrantes femeninas de esta especie felina no son activas en materia reproductiva durante las épocas de luz natural escasa (otoño e invierno) sino que entran en celo cuando los días se vuelven más largos.



Categoría: General