Lunes, Febrero 14th, 2011

Gatitos recién nacidos

Recién NacidosAsí como, al nacer, un ser humano necesita los cuidados, la protección y el amor de su madre para desarrollarse con normalidad, los gatos recién nacidos dependen de las atenciones de su progenitora para crecer sin inconvenientes.

Los cachorros, durante sus primeros días de vida, no se pueden valer por sí mismos ya que sus párpados permanecen cerrados y sus orejas están plegadas, razón por la cual no pueden utilizar los sentidos de la vista y el oído. Por ese motivo, resulta indispensable que permanezcan junto a su progenitora y se alimenten de ella, al menos, durante seis semanas, aunque en algunas ocasiones el destete y la separación entre madre e hijo se produce al llegar a la semana doce.

De fallecer la gata, detectarse el rechazo materno hacia la camada o ante la carencia o escasez de leche, la persona a cargo del grupo familiar felino deberá intervenir para localizar una madre adoptiva o alimentar de forma artificial a los pequeños gatos, así como también deberá ocuparse de, por ejemplo, mantener su temperatura corporal en niveles adecuados.

Si, en cambio, los momentos posteriores al parto se desarrollan con normalidad, entonces será la flamante mamá la encargada de acercar a sus crías hacia sus pezones para que éstas comiencen a recibir los nutrientes y anticuerpos que ella es capaz de ofrecerles a través del calostro.

Como la naturaleza es sabia, la higiene de las diminutas mascotas también es responsabilidad de la progenitora, quien no dudará en lamer a sus hijos para limpiarlos y en estimular la zona anal para ayudarlos a eliminar los elementos de desecho.

En este maravilloso pero íntimo proceso los dueños de los animales no deben intervenir, pero todo amo debe estar atento al comportamiento tanto de la hembra como de sus cachorros para poder resolver, junto al veterinario, cualquier imprevisto que pueda llegar a poner en riesgo la vida de alguno de ellos.



Categoría: General