Lunes, Junio 13th, 2011

Gato con bronquitis

Si un gato tose con frecuencia o demuestra una cierta dificultad para respirar, su amo debería consultar de inmediato con un veterinario porque podrían ser síntomas asociados a un cuadro de bronquitis, una enfermedad que exige un tratamiento adecuado para no agravarse ni dejar secuelas que afecten el bienestar del animal.

Esta dolencia es relativamente frecuente, aunque no siempre se presenta del mismo modo. Al respecto, puede decirse que existe un tipo de bronquitis alérgica que causa asma bronquial (un mal por el cual se produce una obstrucción aguda pero reversible de las vías aéreas y posee un pronóstico alentador), pero también hay bronquitis agudas, bronquitis crónicas y, en ciertas ocasiones más preocupantes, bronquitis crónicas con enfisema.

La exposición de la mascota a productos alérgenos o irritantes, por ejemplo, es uno de los causales de este problema que también provoca vómitos, disnea, pérdida de peso y debilidad muscular.

Si bien resulta imposible no asustarse al ver a nuestro compañero felino enfermo, lo recomendable no es dejarse ganar por el miedo sino tener presente que lo mejor para él es recibir atención profesional y estar sometido a un tratamiento específico una vez que el veterinario, tras una serie de análisis, establece el diagnóstico.

De ser una bronquitis aguda, varias semanas serán suficientes para revertir el cuadro sin mayores complicaciones, pero el panorama cambia bastante si se trata de un inconveniente crónico ya que supone una inflamación prolongada de las vías aéreas y, por lo tanto, la recuperación absoluta es complicada y los esfuerzos respiratorios se intensifican con el paso del tiempo.

Se trata, pues, de una patología que puede desencadenarse de forma leve y convertirse pronto en un mal recuerdo para la familia del gato o presentarse con intensidad y exigir tratamientos constantes para lograr que el animal se vea lo menos perjudicado posible por sus obstrucciones respiratorias. Por lo tanto, antes de sufrir de forma anticipada por el futuro de nuestra mascota, hay que acudir al veterinario y dejar que sea él quien evalúe el cuadro y dictamine los pasos a seguir.



Categoría: Enfermedades