Viernes, Mayo 20th, 2011

Gatos agresivos

Gatos agresivosLa agresividad que puede llegar a desarrollar un gato no sólo es consecuencia de un temperamento fuerte (heredado, tal vez, de sus progenitores), ya que los problemas de salud, los celos posesivos y los castigos soportados en algún momento de su vida también pueden desencadenar conductas violentas.

Los amos no pueden impedir que las mascotas tengan reacciones negativas, pero sí pueden educarlos y proporcionarles ejemplos positivos para reducir los episodios agresivos. De todos modos, si se desencadena un cuadro difícil o imposible de controlar, lo único que el dueño puede hacer es buscar de inmediato ayuda profesional para evitar que el animal se lastime a sí mismo o le provoque daño a otro ser.

Un disparador frecuente de agresividad son los juegos, ya que los felinos no controlan su fuerza ni saben cuáles son los límites, razón por la cual es recomendable enseñarles desde cachorros a interactuar con delicadeza, sin morder (por más leve que sea la mordida) ropa ni piel. Para corregir posibles juegos rudos, lo mejor es “castigar” al instante al ejemplar para que éste entienda que no debe actuar de ese modo. Por supuesto, el escarmiento jamás debe ser a través de golpes ni represalias físicas, sino por medio de estrategias carentes de violencia pero capaces de generar cierto fastidio en él, tal como puede ocurrir al rociarlo con agua o generando ruidos que le resulten molestos.

Si el gato está agresivo y se le enseñó a no vincularse así, tal vez haya que analizar si no padece dolores físicos o algún inconveniente corporal que lo lleve a mostrarse violento. De ser descartado este punto, puede examinarse el pasado de la mascota, ya que a lo mejor fue víctima de maltratos o experiencias dolorosas que dejaron una huella negativa en su personalidad.

La conducta asociada al territorio y la protección de su entorno, por otra parte, también puede ser de perfil agresivo. Para impedir que eso ocurra, es recomendable la castración de los machos y la esterilización de las hembras, además de la sociabilización temprana de los felinos para que no ataquen apenas aparece una persona ajena a su núcleo familiar.



Categoría: General