Lunes, Noviembre 29th, 2010

Rinotraqueitis felina

Rinotraqueitis felinaSi un gato que aún no está protegido con vacunas presenta costras en la zona de los ojos y alrededor de la nariz, tos, fiebre alta, estornuda con frecuencia y pierde el apetito, es posible que el veterinario diagnostique Rinotraqueitis felina, una enfermedad respiratoria producida por el Herpes Virus Felino (HVF).

Esta afección, por lo general, tiene un periodo de incubación de entre dos y seis días. Si el cuadro no se trata de inmediato, las consecuencias para el animal pueden llegar a ser severas, ya que las mascotas que contraen este virus están expuestas a problemas como la deshidratación, los abortos y la neumonía, por citar sólo algunos.

Toda persona que tiene a su cargo un felino debería saber que la rinotraqueitis felina es un mal con alto poder de contagio que se adquiere tras el contacto directo o indirecto con las secreciones orales, nasales y faríngeas de un ejemplar enfermo.

Para evitar que esta infección ponga en riesgo la salud de un gato doméstico, quienes comparten el día a día con un integrante de esta especie deben vacunarlo y, en lo posible, evitar que deambule fuera del hogar.

Si bien es el veterinario quien debe recomendar el plan de vacunación adecuado para cada animal, es importante que todo amo esté lo más informado posible al respecto para interactuar con el profesional con datos precisos y conocimientos apropiados.

Un cachorro, por ejemplo, necesita ser protegido cuanto antes de las enfermedades porque hasta que no esté lo suficientemente fuerte como para que sus defensas lo beneficien, cualquier mínimo desorden puede llevarlo a la muerte. Asimismo, conviene tener en cuenta que las razas que se caracterizan por tener una nariz corta, tal como sucede con el Persa, son más propensas a sufrir afecciones como la rinotraqueitis.

Los amantes de los animales saben cuánto se sufre cuando una mascota da muestras de no sentirse bien. Por esa razón, es aconsejable extremar los cuidados, implementar estrategias de prevención y estar siempre atentos a las conductas de ellas para minimizar las chances de enfermedad o, en su defecto, poder ofrecerles un tratamiento adecuado que les devuelva la salud.



Categoría: Enfermedades